La importancia de los pequeños detalles

Bizcocho de chocolate sin gluten y sin lactosa

Un pequeño gesto puede significar mucho más de lo que os podáis imaginar. Os lo explicaré. Ayer organizamos una cena en casa de unos amigos. ¡Íbamos a preparar ñoquis de nuevo…! La receta tuvo éxito 😉

Quedamos temprano porque la pre-cena entre fogones podía ser mucho más interesante que la cena en sí. Una buena puesta al día, copa de vino en mano mientras íbamos preparando la masa de los ñoquis. La cuestión es que cuando llegué, Lourdetes me sorprendió con un bizcocho casero de chocolate sin gluten. ¡Un detallazo! Tenía una pinta estupenda y simplemente rebuscó por internet y siguió al pie de la letra esta receta. Miento. Sustituyó los 100 gramos de fécula de mandioca por maizena.

Sí que es cierto que para alguien que desconoce esta intolerancia, ir al supermercado puede ser toda una odisea. No obstante, lo es mucho menos de lo que parece. Los productos cada vez están mejor etiquetados y la oferta se va ampliando.

A lo mejor Lourdetes y Xavi sufrieron un poco más a la hora de hacer la compra pero el detalle y el esfuerzo se agradece muchísimo porque son muchas las veces que tienes que conformarte con mirar como el resto disfruta con el postre y tú con tu piña…

En lo que respecta a los ñoquis… ¡OMG! tenéis que probarlos. Ayer los preparamos con una salsa de quesos (mezcla de azul, roquefort y otro tipo filadelfia).

Xavi, que no estaba muy convencido de conseguir preparar una cena exenta de gluten, dejó un regalito estratégicamente colocado y libre de gluten… por si se diera el caso…

Golden brown, texture like sun…. a ver si se alegra un poco el día.

Feliz fin de semana

Ñoquis sin gluten con salsa de quesos

Ñoquis sin gluten con salsa de quesos

Un rollo sano

Anuncios

Marchando una de ñoquis!

Buon giorno!

Anoche celebramos mi cumpleaños con mi amiga Anna y decidimos intentar hacer ñoquis. ¿Sabíais que ‘ñoqui’ significa ‘bollo’, ‘grumo’ o ‘pelotilla’ en italiano?

Parecía sencillo así que no había demasiado margen para la equivocación… 4 patatas hervidas sin piel; se machacan con un tenedor y se le añade 50 gramos de harina (yo utilicé la Beiker). Una yema de huevo, sal y pimienta.

Se amasa y ya veréis como rápidamente se forma una bola compacta y sólida. Luego hacéis unos rollos como los que podéis ver en la foto, se cortan y les dais una formita redondita para que parezcan ñoquis. Luego, para darle el toque italiano ‘cuando arrivo a casa’, los aplastáis ligeramente con un tenedor para que queden las hendiduras y a hervir. 5 minutos…y listo!

Yo he seguido esta recetaAdemás de rico es divertido y fácil de hacer. Os la recomiendo!

He leído que también quedan ricos con harina de castaña así que ya tenemos otra receta pendiente.

Suena Tropic Harbour...

Por cierto! El postre…! Siempre piña, ¿verdad? Pues Anna encontró en la pastelería Bonastre este pastel de chocolate sin gluten que estaba muy rico. Tenía unas capas finas de bizcocho muy ligero que no sabría identificar de qué estaba hecho.

Arrivederci!

Cena de los 26

Ejército de ñoquis

Innovar es bueno

Tarde de viernes. El frío se ha presentado de un día para otro y me siento tan bien acurrucada con mi manta en el sofá que no tengo demasiadas intenciones de salir de casa. Ni la programación de la tele me distrae… ¿Qué puedo hacer…? Busco con qué distraerme. ¿Leo? Ya he leído suficiente por hoy. ¿Estudio inglés? También he cumplido. Mmm… Pan! Voy a mezclar ingredientes a ver qué sale!

En mi última visita a Veritas compré una mezcla de harina de arroz con castaña sin gluten (unos 4 euros por 50 gr… Sí. Yo también lo pienso. Ahora podríamos empezar un largo debate en torno al precio de estos productos). Así que me pongo manos a la obra con la creación.

Cojo mi receta base que es la que ya expliqué en el post de pan de linaza, y mezclo 250 gr de harina de arroz y castañas (ya viene mezclada: contiene un 70% de harina de arroz y un 30% de harina de castaña) con 250gr de harina Mix Pan Mix B de Schär. El resto de ingredientes y proporciones son las mismas que las de la receta del pan de lino. No obstante, he sustituido la levadura fresca por la de sobre. Cuando suena el ‘beep’ para indicar que es el momento de incorporar los ingredientes sólidos, añado los 50 gramos de almendras laminadas y me dispongo a hacer otra cosa mientras hago tiempo para ver el resultado…

El aroma que desprende es tan tan tan bueno… que todo apunta a que la química se ha puesto de mi lado. No me equivoco. Aquí os dejo el resultado: Un pan aromático, con volumen y crujiente. La textura de la miga es densa (estilo pan alemán) y de sabor dulzón. Las almendras que lo cubren se han tostado ligeramente y lo hacen todavía más apetecible. Una crítica: la textura es un poco mantequillosa. Creo que la próxima vez me saltaré la receta y no le pondré mantequilla.

Ahora, sábado por la mañana, desayuno dos rebanaditas de este pan con mermelada de naranja casera mientras escucho mi último descubrimiento musical.

Qué lo disfrutéis (del pan y de la voz de Lucy).

Pan de almendras con harina de arroz y castañaPan de almendras con mezcla de harina de arroz y castañas

Pan de pasas y nueces y harina de algarroba

Este es, de momento, uno de los mejores panes que he hecho. Mezclé harina de algarroba con la harina Mix Pan Mix B de Schär que es la que suelo utilizar. La harina de algarroba le da un toque dulzón, que recuerda al cacao (en el Antiguo Egipto se utilizaba la algarroba como endulzante y complemento digestivo). La combinación con las pasas y nueces queda espectacular. En la foto se puede apreciar lo esponjoso que quedó. Le llevé un trocito a mi vecina para que lo probara y me contó que se lo comió solo, como si fuera un bizcocho, de lo rico que estaba.

Yo lo disfruté durante unos días con el desayuno: rebanadita de pan casero con mermelada. Riquísimo.

No tengo la receta exacta que utilicé para hacer este pan porque, lo reconozco, me gusta innovar y la mayoría de veces acabo inventándome las recetas. La próxima vez que lo haga apuntaré las cantidades.

Aprovecho el primer post de una receta casera para explicar que yo utilizo la panificadora Moulinex. No tiene programa sin gluten y, en principio, te recomiendan utilizar el programa para pan integral para que el pan suba mejor. La verdad es que yo he utilizado varios programas de los que me ofrece mi panificadora (siempre con harina sin gluten, claro) y todas las veces el pan ha subido bien; algunas veces incluso demasiado.

Pan de pasas y nueces con harina de algarroba